En foco: Desarrollo de tecnología de hombre al agua para la industria de cruceros

Se destaca una persona que cae del costado de un crucero para mostrar cómo puede funcionar la tecnología del hombre al agua.

La tecnología de hombre al agua es un área que está atrayendo cada vez más atención en la industria marina, dice MARSS. La empresa, que se autodenomina "innovadora tecnológica global", está buscando activamente la creación de un sistema automatizado de hombre al agua diseñado teniendo en cuenta la industria de los cruceros, y ha estado trabajando en la solución durante 14 años.

Dice que es una solución novedosa para detectar y localizar mejor a quienes se han caído de un barco.

Los incidentes de MOB ocurren regularmente en la industria de cruceros. Se informa que casi 400 personas cayeron por la borda entre 2000 y 2020, y que se produjeron entre 18 y 20 incidentes en cruceros en un año promedio.

Ya se han tomado algunas medidas iniciales para reducir la posibilidad de que las personas caigan por la borda. En 2010, la Ley de Seguridad y Protección de Cruceros (CVSSA) fue enmendada para estipular que las alturas de los rieles no deben ser inferiores a 42 pulgadas, lo que hace muy poco probable que una persona de tamaño adulto normal se caiga de un barco simplemente inclinándose sobre el costado. .

Pero como los incidentes siguen ocurriendo (ya sean accidentales o por elección propia), los barcos necesitan un medio para detectar rápidamente cuándo y dónde una persona ha caído al agua.

El desafío de los cruceros

En la industria marítima profesional, el seguimiento de incidentes MOB es mucho más fácil de gestionar. Las organizaciones pueden exigir a los miembros de la tripulación que utilicen dispositivos portátiles que avisen inmediatamente si se han caído por la borda. Sin embargo, esto no es posible aplicarlo en los cruceros, lo que crea la necesidad de diferentes tecnologías que puedan detectar inmediatamente cuando un pasajero cae por la borda.

La palabra clave aquí es inmediatamente. Rara vez es fácil encontrar a una persona que ha caído al agua, debido a las difíciles condiciones del mar, la oscuridad de la noche (cuando ocurren la mayoría de los incidentes) y la dificultad de cambiar la dirección de un barco, todo lo cual añade dificultades, incluso si el incidente se identifica rápidamente. Sin embargo, en los cruceros, normalmente pueden pasar horas, no minutos, hasta que alguien da la alarma.

En estos casos, los guardacostas/rescate de emergencia tienen que buscar personas en enormes extensiones de mar, frecuentemente de hasta 5,000 millas cuadradas. Eso es como buscar en las olas una sola cabeza en un área del tamaño de Connecticut.

Hay una razón por la que nunca se encontró el vuelo 370 de Malaysia Airlines desaparecido en 2014. A pesar de tener una buena idea de dónde cayó (y a pesar del gran tamaño del avión), la inmensidad y la mutabilidad del mar oscurecieron los intentos de búsqueda y frustraron todos los esfuerzos de recuperación.

En un intento por compensar este riesgo, la industria de los cruceros debe detectar o capturar imágenes de personas que caen por la borda. La elección de detectar o capturar imágenes se produjo a raíz de los comentarios de la industria, que afirmaban que la tecnología para detectar no había madurado lo suficiente. Esto hace que la gran mayoría de cruceros sólo cumplan con el requisito de capturar imágenes de incidentes.

Como resultado, muchos de los enfoques actuales para la respuesta a incidentes de hombre al agua siguen siendo inadecuados. Normalmente, las cámaras se utilizan a lo largo de los costados de un barco, pero normalmente no están tripuladas. Cuando se reporta la desaparición de personas, los miembros de la tripulación registrarán el barco mientras revisan horas y horas de imágenes de CCTV de múltiples cámaras.

Sólo cuando encuentran algo en las imágenes se confirma un incidente de hombre al agua y se alerta a los guardacostas. En ese momento, el proceso de ejecutar una búsqueda y rescate exitosos se ha convertido en un caso de encontrar una aguja en un pajar.

Innovación, estándares y regulaciones cambiantes

Sin estas tecnologías, y dado que los incidentes de hombre al agua siguen ocurriendo año tras año, los cruceros siguen sin poder responder de forma rápida y eficaz para maximizar las oportunidades de rescate y recuperación seguros.

En 2020, después de cuatro años de colaboración entre la industria de cruceros, proveedores de tecnología, sociedades de clase y reguladores, se publicó la norma ISO 21195. Este estándar basado en objetivos proporcionó una base para el rendimiento de los sistemas MOB. Específicamente, esta norma exige que los sistemas aceptables de detección de hombre al agua tengan una probabilidad de detección mínima del 95 por ciento y no generen más de una falsa alarma por día.

Entonces, ¿qué debe cambiar con la tecnología MOB?

Estándares como estos brindan claridad sobre cómo funcionan los sistemas, lo que luego puede informar la implementación de nuevas regulaciones que exigen cumplimiento. Vale la pena repetirlo: menos del 2 por ciento de los cruceros actuales utilizan sistemas eficaces de detección de MOB. Sin embargo, ahora que se vislumbran sistemas que cumplen con las normas ISO, se están fortaleciendo los argumentos a favor de regulaciones nuevas y más estrictas.

Un panel de control para mostrar cómo la tecnología de hombre al agua en un crucero puede funcionar para ayudar a detectar personas desaparecidas de manera oportuna.

Con esto en mente, MARTE Actualmente está trabajando en un sistema automatizado de hombre al agua MOBtronic. Dice que una vez completadas las fases uno y dos de los estándares, la tecnología se probará en un buque durante la fase final antes de la certificación.

Este es un progreso importante, especialmente cuando el cambio es ahora más necesario que nunca. Aprovechando tecnologías altamente avanzadas basadas en estándares, la protección de los pasajeros de los buques puede acelerarse, priorizarse y garantizarse a largo plazo.

Continúe leyendo sobre seguridad marítima y los avances en la industria para abordar incidentes comunes.

Esta página ha sido traducida del inglés por GTranslate. El artículo original fue escrito y/o editado por el equipo MIN con sede en el Reino Unido.

Los comentarios están cerrados.

Ir al contenido